Sillin bici paseo

Sillin bici paseo 

Hay 15 productos.
Mostrando 1 - 15 de 15 items
Mostrando 1 - 15 de 15 items

LA COMODIDAD EN LA BICICLETA DE PASEO: CÓMO ESCOGER SILLÍN

Para el día a día en una bicicleta de paseo, hay dos elementos principales que garantizarán tu comodidad: la posición y el sillín. Por eso, el manillar y el sillín son de vital importancia si quieres pedalear relajado. Así pues, ¿qué deberías tener en cuenta a la hora de escoger el sillín de tu bicicleta de paseo?

Sillín ancho, sillín estrecho… ¿Cuál es la diferencia?

Tu sillín debería estar adaptado a tu postura, fisionomía y al uso que le das a tu bicicleta. Es el encargado de repartir tu peso en la bici.

Un sillín estrecho es la mejor opción cuando te inclinas hacia adelante, por ejemplo, en una bicicleta de carrera o una MTB, con el manillar ligeramente más bajo que el sillín. Es una posición deportiva, diseñada para alcanzar intensidad. El sillín estrecho limita la fricción y distribuye el peso entre el sillín y el manillar. Si tienes una bicicleta de montaña o una bicicleta de carrera para desplazarte por la ciudad, opta por un sillín relativamente estrecho para que se adapte a tu posición.

Las bicicletas urbanas y las híbridas piden una posición vertical para un pedaleo más relajado, con el manillar más alto que el sillín. En este caso, opta por un sillín ancho o de tamaño XL, ya que descansarás todo tu peso corporal en el sillín. Aumentar la superficie de contacto reducirá el riesgo de incomodidad.

Un sillín más ancho para las chicas

Las caderas de las mujeres suelen ser más anchas que las de los hombres, por lo que es mejor escoger un sillín más ancho, o un sillín para mujeres, diseñado específicamente.

También puedes consultar nuestro artículo sobre sillines para mujeres.

Sillines de gel y de espuma

Los sillines plásticos, que normalmente vienen con un revestimiento impermeable y ligero, tienen una buena relación calidad-precio. Para absorber las vibraciones, estos sillines  están acolchados con espuma de alta densidad o rellenos de gel, para que tu sillín sea suave y cómodo.

El nivel de comodidad depende también de la cantidad de tiempo que pases sobre la bicicleta. Si recorres varios kilómetros al día, te vendrá mejor un sillín más cómodo, pero si solo usas la bicicleta de vez en cuando, no necesitas un nivel tan alto de comodidad.

Para que tu sillín sea todavía más cómodo, puedes hacerte con una tija con suspensión para amortiguar  los baches de la carretera.

Fundas de gel: comodidad extra al sentarse

Una funda de gel es un accesorio opcional que también puede hacer tu sillín más cómodo.

Las fundas para sillín son particularmente buenas para ciclistas ocasionales. Si montas con más regularidad, considera cambiar el sillín al completo para que te dure cientos de kilómetros más.

Cómo colocar tu sillín

Colocar tu sillín en la posición correcta es de extrema importancia, ya que puede mejorar tu pedaleo, tu comodidad y tu intensidad. ¡Dar con la colocación correcta requiere mucha experimentación y paciencia!

La altura del sillín

Sentado sobre el sillín, empuja el talón sobre el pedal más bajo. Si tienes el sillín bien colocado, deberías tener la pierna recta. Si no estás acostumbrado a llevar el sillín a esa altura, adapta la forma en que te montas y te bajas de la bici.

¡Cuidado! Asegúrate de que no subes demasiado el sillín. Si lo haces, tu cadera se moverá de un lado a otro mientras pedaleas. Baja el sillín un par de centímetros para ponerlo a la altura correcta.

Importante: la altura del sillín es muy personal. Algunos prefieren un sillín un poco más bajo para apoyar el pie fácilmente al parar, a pesar de reducir la potencia y aumentar la fatiga. ¡Escucha a tu cuerpo!

El ángulo del sillín

Normalmente, los sillines se pueden ajustar de forma horizontal. Algunos hombres prefieren levantar ligeramente la parte delantera del sillín, y algunas mujeres se encuentran más cómodas con el sillín ligeramente inclinado hacia abajo.

Si inclinas el sillín demasiado hacia delante, puedes correr el riesgo de resbalarte, haciendo más presión en los brazos y las muñecas, algo que puede provocarte dolor articular.

Por otra parte, los sillines demasiado hacia atrás pueden aumentar la presión en la zona lumbar y causar dolor en la zona perineal.

 

Comprar un sillín es algo muy personal: prueba varios modelos y colocaciones para encontrar el ideal para ti. Escoge uno que se adapte a tu cuerpo y a tu posición al montar para asegurarte de pedalear siempre con comodidad.