Sillas Portabebes

Sillas Portabebes 

Hay 10 productos.
Mostrando 1 - 10 de 10 items
Mostrando 1 - 10 de 10 items

Sillas portabebés para bicicletas

La mejor forma de portar al niño en una bicicleta

 

A todo papá o mamá que disfrute de los placeres de montar en bicicleta le gustaría compartir sus aventuras con los más pequeños. Pero antes de comprar una bicis de niños, como las bicis sin pedales, los bebés para adelantados pueden empezar  disfrutar de las sensaciones de montar en bici a través de las sillas portabebés para bicicletas en las que podrán compartir diversión con sus padres. Si bien podemos sentirnos tentados a adquirir una silla portabebés de segunda mano, o la más barata, la seguridad y comodidad de ambos es lo primero, y elegir la mejor silla portaniños no es algo que podamos hacer a la ligera. Así pues, ¿qué factores debemos tener en cuenta a la hora de comprar un silla portaniños?

silla portababes barata

 

Edad del niño/a 

Cada edad exige un tipo diferente de silla o colocación de la misma para asegurar la seguridad y la diversión.

En general, las sillas para bici no están diseñadas para niños menores de 9 meses (ya que no son capaces de aguantarse por sí solos y pueden hacerse daño) ni para mayores de 5 o 6 años (más o menos entre 9 y 22 kg). Del mismo modo, si tu pequeño no es capaz de llevar puesto un casco (¡o de aguantarse sin quitárselo!) no puede montar en bici.  El bebé o niño debería disfrutar y no sufrir durante el paseo.

Antes de adquirir una silla portabebés, asegúrate de leer bien las especificaciones del fabricante y de que los kilos indicados se corresponden con los del niño o niña, y nunca utilices una silla diseñada para un peso inferior o superior al del niño.

 

Colocación de la silla portabebés

Los asientos para bebés o niños pueden anclarse en la parte delantera o trasera de la bicicleta. Dentro de las que se anclan en la parte trasera, pueden sujetarse al cuadro de la bici o al portaequipajes.

Cada orientación tiene sus ventajas y desventajas: el anclaje delantero permite que el niño disfrute más del paseo y pueda charlar con el adulto, además de estar supervisado en todo momento; sin embargo, generalmente las sillas delanteras no están diseñadas para niños mayores de tres años (o incluso de dos, con un peso elevado). Por su parte, el anclaje trasero es considerado por algunos como más seguro, y muchas sillitas para bici incluyen suspensión para proteger el cuerpo del pequeño de los impactos, además de dar más movimiento al niño. Sin embargo, ten en cuenta que llevar al niño en la parte trasera influirá en mayor medida en tu equilibrio (arrancar puede ser un poco más trabajoso), en las distancias de frenado (cuidado con los días de lluvia) y, en general, requerirá más esfuerzo al pedalear.

Es una buena idea comenzar a practicar en zonas sin demasiado tráfico, en superficies blandas o incluso sustituyendo al propio niño por algún objeto de peso similar, hasta que sientas más confianza.

También cabe destacar que no todas las sillas portaniños son aptas para cualquier tipo de bicicleta: en general, las bicicletas de carretera o las bicicletas de montaña con suspensión no serán aptas, así como cualquiera con un manillar demasiado curvado (en el caso del anclaje delantero, ya que molestaría al niño) o con ruedas demasiado finas (ya que, en el caso del anclaje trasero, perderíais estabilidad).

 silla delantera portaniños

Seguridad y comodidad de la silla porta niños

Según el reglamento de circulación, cualquier silla portabebés para bici debe estar homologada. La norma que se utiliza es la EN14344 y, entre otras, incluye las siguientes directrices que debemos tener en cuenta para asegurarnos de que nuestra nueva silla para bicicleta es la adecuada:

  • Un arnés de seguridad (idealmente, uno de cinco puntos). Además, debe contar con un sistema de apertura seguro, que el niño no pueda abrir.
  • Protecciones para evitar que los pies puedan tocar los radios de la rueda o cualquier otra parte de la bici que pueda lastimarlo.
  • Un lugar donde apoyar las manos (o la cabeza, en caso de que se queden dormidos).
  • Un asiento espacioso y cómodo, con acolchado (preferiblemente, extraíble para poder lavarlo) y que pueda reclinarse.
  • Un sistema de fijación que sea compatible con tu bici (¡ojo!, ya que no todos son compatibles con todo tipo de bicicleta y algunos son un poco más complicados de instalar).
  • Idealmente, algún tipo de adhesivo reflectante para mayor visibilidad.

 

Marcas de Sillas Portabebés

Entre las marcas comerciales más conocidas, que resultan una garantía a la hora de comprar una silla portabebés, podemos encontrar nombres como Hamax, Bobike, OK Baby, Yepp, WeeRide o Bellelli.

 

Cuanto más cómoda y segura sea la silla portabebés, más placentero será el paseo para ambos. Recuerda que, cuando sean demasiado mayores para acompañarte en un portaniños, puedes dar el siguiente paso y adquirir una bicicleta para bebés o bicicleta sin pedales, con la que aprender a mantener el equilibrio. Otra opción son los remolques para niños, en caso de que su peso exceda el permitido por la silla (¡no olvides que dentro del remolque también deben llevar casco!), como este de WeeRide