CANDADOS

CANDADOS 

Hay 35 productos.
Mostrando 1 - 35 de 35 items
Mostrando 1 - 35 de 35 items

Candados para bicicletas

El antirrobo que no debería faltarle a tu bici

Proteger una inversión es la mejor manera de asegurar que esta dure el mayor tiempo posible, por lo que adquirir un candado de bicicleta siempre será una compra inteligente. Tomar la decisión adecuada a la hora de comprar un candado para bicicleta puede suponer la diferencia entre encontrar tu bicicleta a la vuelta o tener que comprar una nueva y por ello a continuación te dejamos las claves y los pintos que tienes que considerar para elegir entre los mejores  y más seguros candados de bicicletas.

  1.  Modo de transporte del candado

Una de las primeras cosas a tener en cuenta antes de comprar un candado de bici o un antirrobo es dónde vas a llevar el candado de la bicicleta, pues no es lo mismo llevar el peso encima o que lo transporte la bici.

  1. El candado va en la bicicleta

Si eres nuevo en el mundo de las bicicletas y la utilizas sobre todo para desplazarte al trabajo, lo más recomendable sería comprar un candado para bicicleta que pudieses instalar en el cuadro, el portabultos o incluso en la cesta de la bici. De esta forma, será la bicicleta la que absorba el peso extra del candado y si está bien instalado apenas lo notarás. Otra posibilidad dentro de esta opción sería adquirir un candado de cable en espiral que pueda ir enroscado en el cuadro de la bicicleta, aunque estos tienen un nivel de seguridad bajo y a veces, si la calidad de la pintura no es buena, con el roce y el paso del tiempo estos candados de cable acaban rayando la pintura

  1. El candado va encima nuestra

El segundo método de transporte consistiría en llevar el antirrobos o candado tú mismo, ya sea en una alforja, una mochila o un portacandados como el que puedes encontrar aquí. Esta opción ampliaría las posibilidades de elección; sin embargo, todo dependerá del peso extra que estés dispuesto a cargar. 

  1. Resistencia del candado

A la hora de escoger un candado, debemos tener claro que no existe un candado de bicicleta irrompible; sin embargo, sí que deberemos considerar el grado de resistencia que necesita nuestro candado dependiendo de las características del lugar en el que vivamos. No es lo mismo vivir en un pueblo que en una gran ciudad ni tampoco será lo mismo dejar la bicicleta sola unos minutos que unas horas, por ello es importante asegurarse que compramos el candado más seguro para la bicicleta y las circunstancias.

Los candados más seguros son las cadenas y los de tipo U, recomendables para grandes ciudades y lugares con poca luminosidad, por ejemplo.

  1. Precio del candado

A la hora de escoger un candado para la bici, también es importante considerar la variedad de precios entre las opciones disponibles. Sin embargo, es conveniente tener en cuenta que si escogemos un candado sólo porque es barato, puede terminar resultándonos caro. Por ello, no debemos ver la compra de un candado para la bici como un gasto a mayores, sino más bien como un seguro que nos evita gastos futuros, así elegiremos la opción más segura dentro de nuestras posibilidades.

 

  1. Peso

Este apartado es especialmente importante para aquellos que utilicen la bicicleta con fines deportivos o de entrenamiento, ya que cuando estamos entrenando lo último que queremos es tener que cargar con peso extra. Para evitar esto, lo conveniente será comprar un candado de cable ligero que nos permita dejar nuestra bicicleta asegurada cuando tengamos que hacer una parada inesperada y al mismo tiempo no nos suponga un peso mucho mayor.

En el caso de que estemos utilizando una bici urbana y estemos en una gran ciudad con unos tiempos de parada largos sin que podamos ver y controlar la bici, deberíamos decantarnos por una opción de candado o bien en U o bien de cadena. Además puede resultar aconsejable comprar algún cierre de seguridad para nuestras ruedas y sillín para asegurarlas de posibles robos.

 

Tipos de candados

Una vez considerados estos cuatro apartados, lo siguiente que deberíamos hacer es seleccionar el candado que más se ajuste a nuestras necesidades de entre los tipos de candados para bicicletas existentes, a continuación encontraréis una lista de los más importantes:

  1.      Candados de cadenas de acero

candado de cadena

Existen varios tamaños y formas de cadenas, dependiendo de esto pueden ser más resistentes o tener menos huecos para introducir herramientas de corte. Son ideales para zonas problemáticas y deben comprarse siempre junto a un grosor resistente. La desventaja de esta opción es su peso y dificultad de transporte. No obstante, tienen un nivel de seguridad similar a los candados en U pero con una ventaja y es que es que se adapta a cualquier lugar donde los rígidos no podrían colocarse.

  1.      Candado tipo “U”

candado en u

Junto con las cadenas son los candados más seguros del mercado y conseguirán detener a más de un ladrón. A pesar de su dificultad a la hora de transportarlos, es una de las opciones más recomendables por su resistencia y calidad. Algunos pueden instalarse en la propia bicicleta, evitando así el peso extra. Los modelos pequeños o medios pueden asegurar una rueda y el marco de la bicicleta a un estacionamiento para bicicletas, mientras que los grandes también asegurarían la otra rueda.

  1.      Candados cable

candado de cable

Este método permite que el cable se doble y enrosque en el cuadro de la bici, proporcionando mayor seguridad contra posibles ladrones. Aunque no es tan seguro como los candados en U, son ideales para zonas sin mucho peligro. Si se usa junto con otro candado, puede asegurar partes de la bici que puedan robarse fácilmente.

  1.     Candados de  Cuadro

candado rueda trasera

Este tipo de candado es muy común en países de Europa central. Se trata de un tipo de candado que se atornilla al cuadro y que a través de un sistema de llave bloque la rueda trasera lo que impide que la puedan robar (salvo que carguen con ella en peso). No son los candados más seguros de mundo, pero son muy prácticos para paradas pequeñas y es algo que ya te queda incorporado a la bici.

  1.       Candados Plegables

candado plegable

Este tipo de antirrobo combina la flexibilidad de una cadena con la sólida seguridad de una horquilla. Funcionan como los antiguos metros sólidos compuestos de varias partes que se doblan entre sí. Nuestro consejo aquí es que cojáis uno lo suficientemente largo para que os sirva para enganchar la bici farolas

Por tipo de cierre podemos distinguir los siguientes candados:

  1.      Candado con llave

Tal vez el método más común para asegurar la bicicleta. No tienen por qué pesar mucho y sólo hay que asegurarse de llevar la llave. Es fácil de transportar, pero no muy seguro.

  1.       Candado con combinación

Para este tipo de candado no es necesario utilizar una llave, así nos aseguramos de no perderla. Sin embargo, tendremos que recordar la combinación para poder abrirlo. Al igual que la opción anterior es fácil de transportar, pero no de las opciones más seguras.

 

Entre las marcas más conocidas y más fiables destacan Abus, Kryptonite y Onguard.

 

Consejos de seguridad en bicicleta

Aunque hayamos comprado el candado o antirrobos más seguro del mercado para nuestra bicicleta, nada nos asegura que vaya a ser 100% eficaz, por eso se recomienda adquirir ciertos hábitos a la hora de dejar la bicicleta asegurada.

  1.        Asegurarse de que el candado de la bici está bien colocado y que no quedan huecos para introducir ninguna herramienta de corte.
  2.       Asegurarse de que el candado es resistente y funciona.
  3.       Dejar la bicicleta en una zona bien iluminada, preferiblemente con cámaras de vigilancia.
  4.       Asegurarse de que el objeto al que has asegurado la bicicleta es resistente y seguro.
  5.       No asegurar la bici a una valla de madera o tela metálica, ya que estas son fáciles de romper o cortar.
  6.       Asegurarse de retirar cualquier elemento de la bicicleta que se pueda arrancar o manipular fácilmente.
  7.       Si es posible, utilizar más de un candado para asegurar la bicicleta.
  8.       Asegurarse de recordar la combinación del candado o de llevar la llave de este.
  9.       Evitar dejar la bici en el mismo lugar todos los días e intentar que quede cerca de otras bicicletas siempre que sea posible.